GOLDEN GATE

 

Por Maximiliano Sauza Durán

Caminé y retumbaban bajo mis pies los fierros rojizos y el cemento grisáceo. Los carros pasaban y pasaban enfilados de un lado y del otro, y el retumbar del puente me pareció algo natural. De pronto, una sacudida más fuerte de lo común llegó desde las pilastras hasta mis cabellos. Me asomé hacia la costa y fui testigo de un reclamo.

Esta bahía es mía

lárgate de aquí.

Mas el colorado puente, silencioso, sólo se reía, tembloroso.

 
Fotografía por Anna Sauza

Fotografía por Anna Sauza

 

 

Este cuento fue publicado originalmente en Los monstruos de marzo (2016), el primer libro de cuentos del autor.

 

Sigue a Maximiliano en Twitter

LOST IN THE SEA